· EL FONOLL, UN PUEBLO NUDISTA.





LA VIDA AL DESNUDO

   En un paraje de belleza insólita en la provincia de Tarragona está el único pueblo naturista de España, donde el nudismo es común en sus visitantes: desde magistrados, miembros de la Guardia Civil y diputados hasta un ex franciscano.
 
ANTONIO LUCAS

   La mañana viene pespunteada de nubes. Casi todos los veraneantes de El Fonoll se han ajustado camisetas y pantalones cortos, a su pesar. Amenaza lluvia en este pueblo recuperado del interior de Cataluña, exactamente en la zona del municipio de Passanant (a 50 kilómetros de Tarragona y a 95 de Barcelona), situado en un valle privilegiado que descansa sobre el pecho de una loma. 
 
   Llegar por vez primera hasta aquí requiere cierta dosis de paciencia, capacidad de aventura y resistencia a las curvas. Es el peaje necesario para conocer el único pueblo naturista de España, concebido como tal.
 
   Sale de nuevo el sol, y la ceremonia de los cuerpos comienza su danza mansa, despereza su naturalidad, esa extraña naturalidad de vivir desnudo, como los hijos de la mar. En El Fonoll hay una liturgia perpetua del cuerpo y una comunión permanente con los principios naturales. Es otra forma de entender las vacaciones de verano. Familias, parejas, lobos esteparios y grupos de amigos escogen cada año El Fonoll para pasar unos días en contacto permanente con el bosque, en una finca de 140 hectáreas en cuyo corazón late este pueblo que llevaba más de 60 años abandonado, selvático y virgen a fuerza de olvido, a golpe de balas de la Guerra Civil, que aquí se sintió con fuerza.
 
   Fue Emili Vives quien, hace cinco años, empujado por su afán naturista y su vocación nudista se propuso darle vida al inmenso espacio natural que había adquirido. Poco a poco fue recuperando las casas que apenas conservaban algún muro de carga en pie.
 
   En su primer propósito estaba lo que hoy ya comienza a perfilarse en El Fonoll, una reserva de libertad capaz de acoger a 200 personas los fines de semana, con todo tipo de servicios, aprecios más que asequibles: seis casas familiares (equipadas) con capacidad para cinco personas, 12 apartamentos de dos, 20 minúsculas viviendas, un terreno de acampada, actividades deportivas, zonas de reunión, gimnasio, biblioteca, supermercado..., aunque todavía queda mucho por hacer, por ejemplo, que el agua corriente llegue hasta el lugar de acampada. Aunque todo se andará.
 
   Eso sí, sólo hay una norma insalvable para quien llega a este pueblo que vuelve a vibrar: ir desnudo. Y en esto no hay concesión.
 
   Desde lo alto del camino que conduce a El Fonoll, un enjambre de cuerpos apuntala la excepción del entorno, asaeteado de higueras, arces, cervales, roble valenciano, fresnos y pino rojo y piñonero.
 
   Los días se resuelven en una normalidad inusual. Pero es la normalidad que Emili Vives buscó tanto tiempo, al fin lograda, como un sueño con mimbres de imposible que se ha hecho verdad. «El naturismo es una filosofía muy completa. Un naturista no es sólo nudista, también suele ser vegetariano, ecologista y busca alternativas naturales para la salud, por ejemplo. Eso sí, cada cual escoge lo que más le apetece, aquí no hay restricciones, no pertenecemos a ninguna religión. La libertad individual es el primer y casi único principio».
 
DESNUDEZ Y VECINOS


   En los cuatro años que lleva funcionando El Fonoll, más de 12.000 personas han pasado por el pueblo para participar de esta forma de vida en la que el respeto, el silencio y la Naturaleza se abrazan. Gentes de muy distinto ámbito. ¿Quién se atrevería a pasar unos días compartiendo su desnudez con sus vecinos? «Mucha más gente de la que se cree opta por el nudismo. Además, aquí somos muy cuidadosos con los visitantes. No admitimos a cualquiera», aclara Emili.

   Eso sí, el eclecticismo se impone en ese imaginario libro de registros que es la memoria de Vives. Un teniente de la Guardia Civil, magistrados, algún diputado de Esquerra Republicana y hasta un ex franciscano son habituales en El Fonoll. ¿Un miembro de la Benemérita y un magistrado? «Pues anda que un ex franciscano», exclama alguien. «Es que aquí viene la gente a desconectar. El entorno es idóneo. Puedes pasear por el campo hasta hartarte, charlar con quien quieras, dar de comer a los animales de la granja, realizar rutas a caballo por el monte, sumergirte en un baño tonificador de arcilla. Además, la paz es absoluta», señala Emili Vives.

   El silencio. El silencio puede ser atroz y festivo a un tiempo; limpio y frondoso a la vez. La iglesia del siglo XIII, en la parte baja del pueblo -cosa insólita-, se convierte en vigía pagana de este espacio, coto de libertad. Sobresale en ella una cruz de absis en piedra que parte uno de sus ventanucos y que, aseguran, es única en el románico de Cataluña. De ahí hacia arriba se despereza el pueblo, ribeteado todavía de algunos muros sin restaurar. «Este es un proyecto lento y estoy solo para llevarlo hacia adelante. Eso sí, tengo bastantes ideas maduradas, como la de levantar un pequeño hotel que cumpla con todas las necesidades de los viajeros más exigentes. Nudista, por supuesto», aclara el creador de esta iniciativa.
 
   Ana y Enric, de Barcelona, llevan tres años asistiendo a El Fonoll cada verano. «Somos ya veteranos en esto. Hace años que nos interesamos por la biocultura y ello, en nuestro caso, se relaciona directamente con el nudismo. No sé por qué, para algunos, desnudarse fuera de la playa está considerado anormal. Hay demasiados tabúes sobre el tema. Sobre todo en algunos adolescentes, pero el pudor es un sarampión que se cura con la edad», comentan.
 
EXCURSIONES NOCTURNAS
 
   La tarde está casi vencida en el pueblo y, si la temperatura lo permite, después de la cena se realizará alguna excursión nocturna. Con la luz de la luna no sólo se transforma el paisaje, también la sinfonía desordenada del bosque se hace otra. La oscuridad está sucesivamente arañada de aves nocturnas y otros cometas de la noche. «No imaginas el placer que supone hacer una excursión a la luz de la luna. Casi más que por el día», explica Vives.
 
   ¿Y en esas excursiones no se cruzan con otros paseantes vestidos? «Alguna vez, pero por el día. Generalmente los textiles no se asombran demasiado porque saben de los gustos de los que estamos aquí». Textil es el término con el que los nudistas se refieren a cualquier persona con ropa. Es una suerte de código ecologista que por momentos alcanza semejanzas con los diálogos de las novelas de ciencia ficción.
 
   Aquí los textiles no están bien vistos. Es decir, que cualquiera que se acerque a El Fonoll, aunque sea para pasar un solo día, debe ir desnudo. «Aquí no queremos mirones. No nos gusta ser el centro de ningún espectáculo», advierte Pere, otro de los habituales del pueblo en vacaciones. «A mi mujer y a mí nos parece más natural ir desnudos. A nosotros nos estorba la ropa. Sin embargo, no soy vegetariano», asegura con cierta sorna. «Mira, si hubiesen hecho un Gran Hermano naturista la gente asumiría mucho mejor el nudismo. El problema estriba en la educación judeocristiana que nos han impartido».
 
   La cena en El Fonoll es otro momento de convivencia, para quien quiera. Se repasa el día, se habla de las actividades que ha hecho cada uno... Por ejemplo, sobre lo aprendido en algunos de los seminarios que suelen impartirse: sobre medicina natural y plantas medicinales, sobre dietética, sobre danza y expresión corporal, sobre sexualidad...
 
   Pero también hay bromas. Lo solemne queda apartado, como en un pacto tácito. «¿Habrá algo más natural que ir en pelotas?», comenta un huésped. La pregunta queda en el aire. La respuesta parece obvia, pero siempre hay una primera vez. Aunque sea este un pueblo sin pudor, ni pecado concebido. Aunque la noche se acode en el bosque vestida de desnudez.

Itinerario de un sueño conseguido

   Hace cinco años, Emili Vives, ingeniero, compró El Fonoll. Mejor, la finca en la que está El Fonoll. Cuando le dijeron que aquel pueblo estaba abandonado, puso en marcha los resortes del deseo, cumpliendo así una de sus ilusiones. «La primera vez que llegué aquí me tumbé en el césped, miré al fondo y tuve claro que lo dejaba todo para empeñarme en este proyecto».

   Así fue, delegó en sus negocios y se puso a rehabilitar este espacio. «Aún queda mucho por hacer, tengo iniciativas que me llevarán años, pero cuando echo la vista atrás veo que he ido cumpliendo mis objetivos». Desde entonces, sus convicciones naturistas se convirtieron en un modo de vida. Ahora estimula a que los demás compartan y comprendan las ventajas del desnudo.

   ·  ·  ·


16 comentarios:

Anónimo dijo...

Si todo muy bonito pero sin ninguna licencia, ningun contrato, y ningun servicio.

Os lo digo yo, que viví y me fui asqueado del mal trato del sr.Vives.

Anónimo dijo...

pues yo he pasado unos de los dias mas maravisollos de mi vida en Fonoll ...y ya han pasado mas de 5 años.
Un paraiso sin tiempo .....

Anónimo dijo...

Vergonya de lloc ¡¡¡¡¡¡¡ No pel nudisme, sinó perquè tot és una mentida. Quin penques el tio aquest ........... Perquè el Govern no actua ,,,,, està cec o què????

José (Gijón) dijo...

Hola; yo me he enterado de todo este asunto hoy por el diario El País, y lo primeroq ue he pensado, tras leer el artículo, ha sido lo que comenta el primer forista: es decir, que todo muy guapo, pero sin los permisos correspondientes. Por otra parte, todo eso que se dice que se disfruta ahí, en teoría se puede disfrutar gratuitamente en muchos lugares en España, a poco que te lo propongas. Y no acabo de entender esa manía de tener que ir desnudo, ¡vaya! para ser más "natural". Es más, no veo ni práctico ni natural ir desnudo por la calle, ni tomar el sol de igual forma. Eso sí, no necesito esconderme para cambiarme de ropa, por ejemplo, operación que dura escasos segundos, aunque procuro ser discreto, sabiendo que hay gente a la que puede no gustarle esa visión. En conclusión, que en este mundo ya está todo inventado, y eso de El Fonoll no supone ninguna sorpresa para mí.

VIR dijo...

Somos LIBRES!!! Sintamonos LIBRES!!! Y actuemos LIBREMENTE!!! Si en tu camino encuentras algo que no te gusta, que te resulta desagradable, que no te deja realizarte como ser LIBRE...!!! cambia tu trayecto!!! pero deja que lo que te rodea se siga expresando con la misma LIBERTAD!!! esa LIBERTAD que a ti te gusta sentir!!! no dediques tu preciado tiempo a criticar y menospreciar aquello con lo que no te identificas!!! Se LIBRE y VIVE, VIVE, VIVE!!!
VIR(de VIVIR)
Un abrazo muy fuerte para FONOLL.

Anónimo dijo...

La idea es bona, peró l'egocentric de l'Emili tant ell com la seva discreció tenen molt que desitjar, aixi com el tracte que dispensa a la gent que treballa alla.

JMRA dijo...

No conec la idiosincracia del senyor Emili Vives,pero donar vida a un poble que era mort des de feia molts anys i amb un projecte d aquest tipus que promou la vida en llibertat i armonia hauria d estar com a mínim considerat com quelcom positiu.Que no té aquesta o aquella lliÇencia...bé,quants ajuntaments d aquest país edifiquen i fan la seva voluntat on no pertoca...?.Hi ha massa corrupció i injusticies per part de les autoritats com a filar tan prim amb algunes coses...

Anónimo dijo...

Nosotros hemos estado en el pueblo del fonoll en el 2009 y volveremos este año en Agosto, es un pueblo que esta muy bien, mar cuidado en cuanto a servicios, pero para pasar tranquila mente una semana no esta nada mar.



Desnudos, lo mas natural

Juan

Anónimo dijo...

Todo mentira y negocio, en invierno van vestidos, tramposos. Por cierto hay que ir desnudos para......

Anónimo dijo...

todavia no conozco el fonoll, pero si me he movidopor casas que sin ir desnudos tienden a las mismas ideologias y maneras de trabajr, yo creo que el problema es que poca gente esta dispuesta a trabajar por algo k no se remunerado de manera tradicional o sistematica ms bien diria yo, trabajar por algo que no tiendas a sentir que estas trabajando..que estoy diciendo....la sociedad de hoy en dia nomueve un dedo ni siquiera por el mismo....levantar una casa, con su todo lo que tenga talleres servivios minimos justos i necessarios es muy dificil....i si realmente no sientes lo que estas haciendo en cualquiermomento ...no tiendas a pensar que la culpa e de los demas...miremonos mas adentro a nosotros mismos me gusta lo que dice vir..liberate liberameee liberanos liberemonos i viveee vivee vieeee...

Anónimo dijo...

Aparte de las licencias y el "nudismo" con calzado deportivo y otras maravillas que allí suceden decir que ellos los naturistas si lo necesitan reciben tratamiento medico al contrario que sucede con sus animales que están alimentados con paja y las sobras de las comidas. sin vacunar ni desparasitar ni ningun cuidado veterinario.felicidades al proyecto NATURISTA!!!

ALDO ALCARAZ

Anónimo dijo...

Pues yo no he estado ahi pero si el mundo entero viviera asi no estaria el planeta como está, la tierra nos la hemos cargado nosotros mismos y me parece honorable que en estos tiempos todavia alla gente que quiera vivir como deberiamos haber hecho antes de convertirnos en esta sociedad tan materialista y egoista que se afana en destruir la madre tierra que nos dio la vida a cambio del mayor cancer que existe el dinero... lo repito ojala el mundo entero tomase ejemplo de este pueblo y tambien de tantisimas tribus que viven en armonia con la naturaleza yo este tipo de vida no lo practico pero si pudiera no lo dudaria he visto en el programa me cambio de familia que se decia que sin lavadora no se podia vivir y yo me pregunto como viviamos hasta que se invento? todo lo que tenemos hoy son lujos lujos que nos desprenden de los valores verdaderamente importantes que nos dio la vida... lo dicho a tomar ejemplo y el que no a respetar que es mucho mas respetable como viven ellos y no como vivimos nosotros!

toni dijo...

hola alguien save como aser para aser una reserva para ir y qedarse hunos dias y sipermiten hombres solos grasias

Anónimo dijo...

Pues yo la verdad no estado en el fonoll,y lo cierto que me encantaria hacerlo,dado que lo tengo relatibamente cerca de donde resido,yo soy naturista desde hace 15 años siempre que puedo voy a playas nudistas, y en rieras embalses etc. y en casa, no dudo en practicar el nudismo .y lo cierto que admiro al sr.Emili,dado que si yo tuviera la posibildad de hacer un centro naturista, o casa rural no lo dudaria,yo todavia no estado en el fonoll,por la reticencia de mi esposa,por que si por mi fuera pasaria las vacaciones sin dudarlo.
SALUDOS:

Anónimo dijo...

Hola ,yo lo conocí gracias a un programa ,en concreto me cambio de familia. El marido decía que no se podía fumar en la calle y dentro de la casa con una niña pequeña si podía!!oleeee por la salud de la criatura! Y mucho renunciar a las tecnologías y xq no vais en burro en vez de ir en coche!! Y otra cosa tan naturistas soys q el agua del wc era azul y ese producto contamina al planeta....y lo mejor de todo es que vas a trabajar y el dueño te paga con dinero de mentira!!jaja...

Anónimo dijo...

me gustaria saber si necesitan a chico para trabajar soy jardinero tambien camarero an.mer.gar@hotmail.com un saludo